Defensa del dinero plástico como estrategia para superar la ilegalidad

Por: Andrés Carrero
martes 7 noviembre 2017

Durante la semana, tanto el diario el Tiempo como El Espectador pusieron en evidencias dos modalidades comunes en nuestros países para lavar activos y robar incautos. El uso del dinero en efectivo y el famoso dinero falso. Mientras en Santuario Antioquia la policía encontró una caleta con 280 millones en billetes simulados con denominación de $ 50.000 (http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/incautan-en-antioquia-280-millones-en-billetes-falsos-rumbo-a-bogota-148172), en Cúcuta, el El CTI de la Fiscalía encontró una importante caleta con más de $2.500 millones, 19.500 euros y US$1.088 dólares, además de cinco pistolas (https://www.elespectador.com/noticias/judicial/2500-millones-mas-euros-y-dolares-fueron-hallados-en-caletas-en-cucuta-articulo-721815) producto del narcotráfico.

Y es que con el incremento en la demanda de cocaína por parte de los EEUU y la incapacidad de ese país para controlar el problema de sus adictos, el Estado colombiano ha tenido que sortear un contexto adverso al que se le tiene que sumar una multiplicidad grupos armados de narcotraficantes dispuestos a satisfacer la demanda que otros no logran suplir.

Como es de esperarse, ese dinero llega a nuestro país y es lavado a través de la compra de activos, apoyándose en agentes de Estado corruptos que facilitan dichos procesos, o en su defecto, a través de otros mecanismos como la fundación de empresas falsas, la inversión en negocios de poco interés para las autoridades, etc.

Aunado a esto, la fabricación de moneda y billetes falsos es otro de los males que nos aquejan pues también es un mecanismo utilizado por muchos grupos delincuenciales para sostener los costos operativos de sus organizaciones y mejorar la posición social de sus dirigentes a través de la adquisición de bienes muebles e inmuebles, etc.

¿Cómo enfrentar este fenómeno? Además de las distintas estrategias que los Gobiernos han diseñado, hay que resaltar una poco impulsada en Colombia pero que otros países como Chile o Perú han tenido un importante avance en materia de control a los dineros ilícitos y reducción de la estafa con el dinero falso. Se trata del dinero plástico o pago con tarjetas en puestos de ventas.

Y es que mientras en Chile o Perú, puedes ir a una tienda y comprar una bolsa de leche o un café y pagar con tu tarjeta, aún en nuestro país tenemos que hacer compras superiores a $10.000 para que sean aceptadas. Tener que pagar siempre con efectivo ¿No desestimula la inversión y el consumo?, ¿No facilita los hurtos a transeúntes que deben sacar siempre dinero para sostener su semana?, ¿No le hace la vida fácil al que fabrica billetes y monedas falsas de baja denominación (que son las que más circulan)?, ¿No es una estrategia para que los mafiosos puedan lavar sus activos al no tener que reportar compras?

Mientras que en Colombia, podemos llegar a un concesionario a comprar un vehículo con los ahorros guardados bajo el colchón, en Chile, después de una determinada suma de dinero debes reportar el procedimiento de compra a la banca. Si nosotros implementamos estos modelos tendremos más estrategias para hacerle frente al lavado y la ilegalidad.

Nos falta compromiso de parte de la banca y los Gobiernos en este aspecto. Estimular el uso del dinero plástico no solo permitiría la reducción de la ilegalidad, sino que facilita la vida de los consumidores que no andamos con dinero en efectivo; igualmente incrementa el consumo pues no solo se compra con débito sino también con crédito.

Por otra parte, las posibilidades de estafa y hurto se disminuyen al hacerse transacciones con tarjeta. Está demostrado que las transacciones en línea son más seguras que el manejo de efectivo. Igualmente debemos tener en la cuenta que Colombia es un destino turístico y los extranjeros usan las tarjetas como primera estrategia para pagos; ¿Debemos hacer un cambio en la dinámica de la compra-venta? Para reducir riesgos y ampliar la capacidad regulatoria del Estado mientras vamos impulsando el consumo seguro, seguramente sí.

Boletín Expreso

El Boletín Expreso contiene los hechos del Departamento que pueden ser de su interés, construyendo la noticia junto a usted, porque en El Expreso el medio somos todos.