| ºC

Terrorismo y federalismo: los otros Coronavirus de Colombia/Los jueces editores de noticias

Escrito por Jhon Jairo Armesto Tren , 19 de Marzo de 2020. Guardado en Opinión

La actual crisis de salud pública mundial que lleva varios días de presencia en nuestro país, que desde sus gobiernos regionales y nacional –de manera tardía y errática- nos hace preguntarnos muchas cosas sobre la espiritualidad, forma de ser y calidades éticas del colombiano promedio.

“Las revoluciones no son hijas de pobres envidiosos o famélicos, sino de ricos pusilánimes o ambiciosos”.  

“Para la defensa de la libertad basta un soldado; la igualdad, para imponerse, necesita un escuadrón de policías”.  

“Sólo un talento evidente hace que le perdonen sus ideas al reaccionario, mientras que las ideas del izquierdista hacen que le perdonen su falta de talento”.  

Nicolás Gómez Dávila, filósofo y políglota colombiano, cofundador de la Universidad de los Andes (Cajicá 1913-Bogotá D.C. 1994)  

PESE A DECISIONES LÓGICAS ANTE LAS CRISIS COMO LAS TOMADAS DE FORMA TARDÍA ANTE LA PANDEMIA DEL COVID-2019 EN COLOMBIA, EL GOBIERNO NACIONAL GRACIAS A SU AFÁN DE QUERER QUEDAR BIEN CON TODOS TIENE DENTRO DEL GOBIERNO, DE LOS PARTIDOS DE GOBIERNO E INSTITUCIONES COMO EL EJÉRCITO Y LA RAMA JUDICIAL PROFUNDOS CONFLICTOS Y “GUERRAS DE PANDILLAS” ENTRE GRUPOS DE PODER UNIDOS POR EL CLIENTELISMO Y LA BUROCRACIA, PUEDE LLEVAR A UNA CRISIS INSTITUCIONAL –ADEMÁS DE LA ECONÓMICA DERIVADA DE LA CRISIS PETROLERA Y EL COVID- POSTERGADA SOLAMENTE POR LA ACTUAL COYUNTURA NACIONAL.

TERRORISMO, EL OTRO CORONAVIRUS DE COLOMBIA  

En 2010, cuando cursaba mis estudios de pregrado en la Universidad Distrital y cuando inició la amenaza del AH1N1 que tuvo varios afectados a nivel nacional como lo fue el ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez, que tuvo uno de los pioneros del bullyng digital con el hombre del tapabocas de CityTv –que le tocó irse de Bogotá a los pocos meses- y gente muy cercana que truncó su carrera universitaria por las secuelas de dicha enfermedad. En ese tiempo, no tenía las herramientas de medios que tengo hoy, para haber descrito muchos cuadros curiosos. No me quejo, viví una buena época, más tranquila que ahora, y hubiese valido la pena que hubiese escrito un libro para poder narrar la década pasada. Pero la confusión, inmadurez juvenil, conflictos familiares me pasó a lo que el colombiano promedio denomina “quemarse el pan en la puerta del horno”. Eso me pasó a mí esos años. Ahora solo quedan los recuerdos para escribir en los tiempos del aislamiento del COVID-2019 un libro para la Feria de 2021.   

Ahora viajando en Transmilenio sin celular debido al asalto del que fui víctima en Chapinero hace algunos días, puedo sufrir las conversaciones de los transeúntes sobre quejas, vendedores con discurso de indoctrinamiento político cada vez más “vendedores de esperanza” locales y extranjeros –la esperanza es el último de los males que salió de la Caja de Pandora, y si no me creen vayan al banco o a una compañía de seguros a cobrar o pagar con “esperanza” y me cuentan cómo les va-. Muy seguramente ya al día de escritura de esta columna estamos con 93 casos confirmados en Colombia de COVID-2019, un Toque de Queda “simulacro” en Bogotá desde el viernes hasta el martes 24, además del cierre de fronteras del departamento de Boyacá, el confinamiento obligatorio de mayores de 70 años, entre otras medidas, donde la forma en que hay desinformación, medidas tardías y desconexión ciudadana y gubernamental hacen que harán estragos, porque la mitad de la población colombiana activa laboralmente vive de la economía informal –teniendo en cuenta la presencia de 2.5 millones de migrantes venezolanos que acaparar gran parte de ese mercado-.   

¿Cuál será el resultado? Los confinamientos de cuarentena generan conflictos familiares graves sobre todo en familias disfuncionales donde no existen buenas relaciones entre sus miembros, hay maltrato psicológico y físico hacia mujeres y menores de edad y ni hablemos de los estratos bajos donde puede haber peligro de abuso sexual –aunque esto pasa en los estratos altos por la poca atención a los hijos de los padres-. Antes de un muy largo etcétera, habrá momentos de desespero que terminarán en desordenes públicos, saqueos, desafío a las autoridades, agresividad extrema entre ciudadanos, aumento de la delincuencia aprovechando la soledad de las calles para asaltar a quienes salen… ¿Quién aprovechará esta confusión? Los mismos que promovieron el intento de Golpe de Estado del año pasado. Terroristas académicos, de la farándula, del púlpito haciendo su cuota de trabajo para que el terrorismo armado urbano y rural y sus respectivos cuerpos de inteligencia y contrainteligencia –algo que al Estado colombiano se le está olvidando- utilicen estas horas difíciles para el país para hacer cosas nefastas contra nuestras instituciones.  

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO-MRP: ¿DE SUBA CON AMOR?

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DEL GRUPO TERRORISTA MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO-MRP? ¿PLANEAN SABOTEAR EL ORDEN PÚBLICO MIENTRAS EXISTE CUARENTENA Y CAOS EN COLOMBIA POR EL COVID-2019? ¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LOS ORGANISMOS DE INTELIGENCIA MILITARES Y CIVILES EN COLOMBIA?

Sí, de Suba la patria de Iván Duque y la mía. Allí fue donde hubo las peores manifestaciones y bloqueos violentos en toda la coyuntura del intento de Golpe de Estado del 21N antes y después. Los barrios Suba Rincón, El Poa, Lisboa colindantes con los barrios Rubí y el Japón de la localidad de Engativá fueron lugares donde incluso bajo amenaza de muerte no pudo entrar CityTv a hacer su cubrimiento. Ese detalle, así como los “líderes sociales” que jugaron a la Revolución Francesa en palabras del ex alcalde Enrique Peñalosa que gritaron que “la guerra por un cambio social y una nueva sociedad apenas comenzaba” no hay que echarlas en saco roto. Esta gente viene por nosotros, por TODOS nosotros.   

El trabajo político de la izquierda en el norte de Bogotá desde los años setenta hasta el presente, sus fenómenos de delincuencia y crisis sociales son algo que no ha valido nada para la politizada industria de la actuación, la televisión y el cine colombianos que sobredimensionan y estigmatizan otros escenarios como Cuba y Leningrado en Pereira, la Comuna 13 en Medellín o el Bronx y  Ciudad Bolívar en Bogotá. En el norte de la capital hay fenómenos iguales o peores que esos que poco salen a la luz pública –exceptuando el caso de Yuliana Samboni en los barrios altos de Chapinero-.   

En ese trabajo político tuvo que ver mucho el movimiento Camilista y el ELN a través de sus células y organizaciones barriales de base. Control, sobre todo, sobre la delincuencia, sobre la movilidad, el comercio y la entrada de otros actores es fundamental. En eso surge el Movimiento Revolucionario del Pueblo-MRP –del que nadie sabe ni quienes son ni cómo nacieron sus representantes, sólo que es un grupo terrorista urbano con presencia y componentes en Bogotá-, hace apenas tres años un actor de guerrilla urbana que podría ser un reintento de inventar movimientos guerrilleros de la nada sino fuera porque sus atentados terroristas: Bomba en el edificio de la DIAN de Teusaquillo –séptima con 32- (agosto 2016), la bomba del centro Comercial Andino (julio 2017), bomba EPS Medimás Chapinero (mayo 2018)  e incendio bus SITP frente a la Universidad Pedagógica Nacional (abril 2019). Es curioso que desde esas épocas nadie en los medios de comunicación ni en ningún sector de opinión hable de ellos –excepto en organismo de inteligencia como el DNI o la SIJIN de la Policía donde se les sindica de la organización milimétrica en Bogotá de los disturbios de Suba y otras localidades del Golpe de Estado del 21N-. Milimetría, no dejar huellas y dejar pasar el tiempo para sus acciones y que sean contundentes para el caos.   

¿Acaso acciones como escupir y estornudas personas en el Transmilenio o en otros transportes públicos   

En tiempos del COVID-2019 debemos cuidar al país de la pandemia, pero también del Bacilo de Marx, el más peligroso virus filosófico mental que ha tocado el pensamiento y el orden social de la historia humana.   

COLOMBIA FEDERAL: ¿EL SUEÑO DEL URIBISMO Y DE LAS FARC TAMBIÉN?  

Muchas personas me critican aún en los medios de la derecha nacionalista y del grupeto libertario porque no estoy de acuerdo con el federalismo ni con la descentralización excesiva que para el caso son la misma vaina, porque en la complejidad geográfica y cultural de los países de América Latina no todos funcionan igual. En los casos de países federales como Venezuela o Argentina esa institucionalidad ha funcionado y es parte de su esencia cultural, colectiva y llegar a ese régimen ha sido una lucha de constantes años, violenta en algunos casos. Colombia es diferente, en dos ocasiones se quiso implementar el federalismo en el país con resultados desastrosos, abuso de poder y guerra civiles patrocinadas por ejércitos semiprivados de los gobernadores de los Estados. Así fue la famosa Guerra de los Supremos en 1858-1860 y las sucesivas guerras de la constitución federal de Rionegro de 1863 a 1886 durante la cual hubo conflictos entre estados de raigambre conservadora y de raigambre liberal.   

Heredando esos conflictos, al llegar el comunismo como socialismo a Colombia por parte de los sectores perdedores en Colombia de la Guerra de los Mil Días, es decir del Partido Liberal, ha sido clave lograr que la ruptura de la unidad territorial colombiana caracterizada por un centralismo enfermizo –que podría ser bogotano, antioqueño, cartagenero…ser despectivos con Bogotá es simplemente envidia de no ser el centro administrativo del país- con un estado ineficiente y fuerzas armadas que estuvieron permeadas por la corrupción, poca dotación y falta de profesionalización para defender fronteras y establecer orden público. Eso trajo muchas huelgas, protestas y asesinatos preconcebidos –como la mal llamada “Masacre de las Bananeras” o el asesinato de Jorge Eliécer Gaitan- hasta las “repúblicas independientes” de El Pato, Balsillas, Guayabero en el sur del Tolima donde nacen las FARC, con una migración de hambruna y muerte que llegó desde el interior del país y los Llanos orientales atravesando la Cordillera dejando a su paso canibalismo, abandono y sobreviviendo solamente 42 familias. Esa es la táctica de los “espacios” o “territorios liberados” de los ejércitos comunistas cuando comienzan guerras contra estados democráticos en su territorio.   

Esta técnica maoísta-leninista no ha cambiado sino su modo violento –el que no abandona nunca gracias a las alianzas que siempre tiene el comunismo con la criminalidad minera ilegal, el narcotráfico, maderera, explotación sexual y trata de personas- ha mutado a formas más “diplomáticas” como secuestrar la democracia electoral para comenzar a tomar medidas dentro de la administración pública que permitan mediante el populismo, los subsidios y medidas políticamente “desafiantes del establecimiento” además del control de los medios y educación pública poder ganar adeptos y defensores, lo que finalmente se traduce en votantes y en menor grado militantes partidarios –ya que el colombiano promedio no le gusta el compromiso ni “meterse en problemas”-.   

Medidas como toques de queda, crítica reiterada contra el Gobierno de Bogotá y la población bogotana –con la ya sabida xenofobia regional de los uribistas, incluso los que son o viven en Bogotá- van a generar otra vez en algunas regiones una necesidad de cambiar el ordenamiento territorial hacia un modelo tendiente al federalismo de manera más o menos gradual antes del 2030. El Coronavirus y los resultados de las medidas cuando ya pase -en algún momento pasará- la pandemia será el canto de sirenas del orden de todos los profetas izquierdistas del desastre y podrán tener el inconsciente colectivo colombiano total y enteramente a sus pies.   

LOS JUECES EDITORES DE NOTICIAS  

Cambiando un poco el tema, como periodista independiente me alegro del fallo judicial que da la razón a la editora en jefe del PANAM POST Vanessa Vallejo frente  a la acción de tutela del representante a la Cámara y líder terrorista Julián Gallo alias Carlos Lozada de las FARC, quien tiene múltiples denuncias por abuso de menores de edad, práctica naturalizada dentro de la dinámica de guerra de ese grupo terrorista. El editorial del día de ayer del diario EL ESPECTADOR apoya a la editora, porque el juez dentro del cuerpo del fallo descalifica con argumentos subjetivos nada relacionados con el Derecho la forma de escribir un artículo de opinión de una editora en su propio medio, rematando aún más el derecho a la libertad de expresión. Esa forma tan “fina” de insultar sin insultar propia de ciertas escuelas políticas y universitarias clasistas y ególatras se ven reflejadas en el subjetivismo de los fallos, menudo mal adicional a la corrupción, mediatización y politización de la Rama Judicial colombiana.   

En un caso personal, pese a que los juzgados en Colombia están cerrados y que solamente se reciben acciones de tutela, interpuse una contra el vicepresidente de la Junta Administradora Local de Chapinero, edil Juan Felipe Namen del Partido Liberal a quien ya había denunciado en una columna anterior, por irregularidades y atropellos en el proceso de reclamación por los resultados de los exámenes de la Alcaldía Local de Chapinero, si bien mi acción de tutela fue admitida y fui notificado vía correo electrónico sobre el particular, se me criticó la solicitud de tomar testimonio de los testigos de la agresión, debido a que eso era válido solamente para procesos penales porque la tutela debe ser un mecanismo expedito, es decir de rápida solución. El COVID-2019 hizo milagros porque las tutelas en Colombia tardan mucho más y no son tan “expeditas” y los testimonios son vitales para las partes procesales como material probatorio. ¿Acaso un cuestionario de preguntas no se puede hacer por correo electrónico?  

¿Qué le está pasando a los jueces en Colombia? ¿Hasta cuándo tendremos periodismo libre?    

Enlaces relacionados:   

Revista Semana - MPR

Las evidencias que incriminan a detenidos del MRP    

Revista Pacifista

Contratistas de Santos y patrocinadores de Alejandro Riaño y su personaje Juanpis González 

w.dineroypoder.com

El Tiempo-Atentado Andino  

Qué es el Mrp, acusado de bomba al centro comercial Andino - Investigación - Justicia  

Wikipedia  

Movimiento Revolucionario del Pueblo (Colombia)  

El Espectador  

Movimiento Revolucionario del Pueblo, grupo terrorista de atentado en el Andino  

Centro de Documentación de Movimientos Armados de América Latina-CEDEMA (financiados por Cuba)  

Viendo: Entrevista al Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP) realizada por Andrea Aldana  

Editorial de apoyo de El Espectador  -  Vanessa Vallejo Panampost

Las correcciones de un juez a una periodista

Página web:  w.dineroypoder.com    

Twitter:  @armesto1989   

Instagram:  @armesto2018   

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

PANDEMIA = EJERCICIO

Durante años, cuando mis cercanos están en pruebas duras ...

07 de Abril de 2020 LEER MÁS

Programa Ingreso Solidario, una alternativa para familias de escasos recursos

A partir de hoy el Gobierno Nacional con su programa ‘Ing...

07 de Abril de 2020 LEER MÁS

Aquí la razón del aumento de las facturas de gas

Varias facturas de Efigas llegarón el día de hoy $16.000 ...

07 de Abril de 2020 LEER MÁS