| ºC

¿Sabe usted qué están haciendo sus hijos en este momento?

Escrito por Álvaro William López Ossa , 29 de Marzo de 2019. Guardado en ¿Cómo le parece?

Ante los sucesos recientes en la ciudad se abre nuevamente un espacio de reflexión frente a la atención que debemos prestar a nuestros hijos para resolver cualquier conflicto y, brindar el apoyo que requieran por medio del diálogo y el afecto. Foto: archivo El Expreso

Hace años lanzaron en la televisión colombiana esta campaña debido al incremento de sucesos donde estaban involucrados menores de edad, hoy es el momento de que padres, profesores, alcaldía, gobernación y Policía Nacional, reaccionemos y desde la casa, rodeemos a nuestro tesoro más grande, a nuestros hijos, hablemos con ellos, sepamos qué están haciendo y que se enteren que ellos son importantes para cada familia y para la sociedad, si llegamos a saber de qué hablan y qué retos se plantean en los chats y redes sociales, tal vez nos llevemos muchas sorpresas, estamos a tiempo, pero debemos actuar y de manera inmediata.  

 

Enseñemos los límites, pero con comprensión y afecto  

Si los padres somos demasiado estrictos y controladores podemos ser tan dañinos como si somos permisivos y negligentes, ambos extremos perjudican a los menores, dejar que sigan solitarios y sumergidos en los mundos de Internet y las redes sociales, es dejar nuestros hijos expuestos a situaciones de alto riesgo y en manos de extraños.  


¿Sabe si sus hijos le tienen más confianza a un extraño para contarle sus problemas que a usted?  


Hemos dejado que la educación y compañía de nuestros hijos las dicten las redes sociales  

Hemos permitido que los valores, su cultura, su diversión, su comportamiento de vida, así como las  amistades y actos donde arriesgan su propia vida, las dicten extraños a través de grupos en las redes sociales, ni nos enteramos en qué mundo viven nuestros hijos y como en el caso de los últimos dos años en Pereira, a veces es demasiado tarde para los que han optado por acabar sus vidas.  

 

¿Cuándo fue la última vez que se sentó a hablar con su hijo o hija adolescente?  

No es tarde, pero sí es urgente, debemos reconocerlo, primero dejamos en manos de la televisión la educación de nuestros hijos y se nos olvidó hablar con ellos, luego de manera silenciosa pero implacable, las redes sociales, el teléfono se adueñó de nuestros hijos, de sus mentes y de su vida y no supimos cuándo los perdimos, ellos se sienten solos, aislados, y consideran solamente valido el reconocimiento, la aceptación y valoración de quienes forman parte de ese mundo en el que con sus amigos se han sumergido, el del aislamiento frente a la pantalla de un teléfono móvil, se sientan en la mesa del comedor a cenar y son atentos a esa ventana de cristal, no existe nada ni nadie a su alrededor, están expuestos todo el día.  


¿Conocemos a qué contenidos acceden nuestros hijos en Internet, sabemos qué publican en sus perfiles, a qué personas contactan, admiran o escuchan?; ¿Sabemos en qué juegos, retos o pactos participan?  

   

Olvidamos que una palabra de afecto, un abrazo es el mejor regalo del mundo  

Se nos olvidó que el diálogo padre - hijo es más importante que darles techo, comida y ropa, se nos olvidó alimentar, construir y guiar ese ser interior que yace en el alma de cada niño y niña, que hace tiempo dejamos descubrir y enfrentar el mundo solo sin quien lo oriente y le diga realmente qué es bueno y qué es malo, lo correcto de lo incorrecto y lo más importante, se nos olvidó educar y conocer a nuestros hijos.  


Reflexión

El problema no es de los hijos, es de nosotros que estamos fallando como padres  

Hoy quiero invitar a cada familia, a cada profesor, a los gobernantes, a que tomemos conciencia, adultos, jóvenes y niños, sobre lo importante que es la unión en el hogar, sobre lo importante que es desconectarse de estos dispositivos y compartir con padres y hermanos, de cómo debemos usar la tecnología de manera responsable, de que la incomunicación exterior, los retos virales, no están por encima de la familia y de nuestras propias vidas, no estoy fiscalizando el uso de la tecnología, pero recuperemos a esos seres queridos que sentados a nuestro lado, tienen su mundo no sabemos dónde, recuperemos nuestros hijos, empecemos por darles un abrazo.  

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

En Dosquebradas contratan la Asociación Valentina y Juan Pablo II a pesar de ser investigadas

los padrinos deben ser Concejales muy poderosos que aún no...

19 de Junio de 2019 LEER MÁS

Obras inconclusas generan problemas de movilidad en Pereira

Varios ciudadanos que transitan por este sector se quejan p...

19 de Junio de 2019 LEER MÁS

Guayabal lleva dos meses sin alumbrado público

La comunidad de Guayabal manifiesta que están muy incómod...

19 de Junio de 2019 LEER MÁS