| ºC

¿Qué derechos sacrificarías a cambio de la seguridad?

Escrito por Andrés Carrero , 28 de Mayo de 2020. Guardado en Opinión

Con más de 50 días en cuarentena y un presidente legislando, me pregunto a diario ¿qué derechos estoy perdiendo a cambio otros?, ¿cuáles son esos ‘otros’ que estoy rescatando?, ¿Estos derechos que llamamos ‘fundamentales’, y que el gobierno utiliza para justificar la cuarentena, tenían el mismo lugar antes de la pandemia?, ¿cuál es su importancia?, y cuando terminemos el aislamiento, ¿deberían seguir siendo superiores a los demás, o por el contrario, volverán a ocupar el puesto que tenían?    

Para respondernos estas preguntas, lo primero que debemos tener presente es que los derechos no pueden ubicarse en una tabula rasa, es decir, no tienen el mismo peso en la sociedad; por tal razón, no es posible que la libertad tenga el mismo peso que la vida, o viceversa. Por ejemplo, cuando un ejército descarga bombas sobre un campamento de rebeldes-terroristas (y uso ambas nociones porque es una paradoja dado que no significan lo mismo, pero las noticias las usan indiscriminadamente), lo hace sobreponiendo un derecho sobre otro. De acuerdo con esto, pareciera más importante la libertad que la vida.

Diariamente negociamos nuestros derechos. Algunas sociedades sacrifican la libertad para obtener seguridad; por ello, dejan que el Estado controle sus movimientos a cambio de tener la sensación de estar ‘tranquilos’. Otras sociedades han priorizado la libertad sobre otros derechos, incluso, el de la salud. El ejemplo más cercano son los Estados Unidos, donde cientos de personas salen a protestar por las medidas de cuarentena, puesto que, a su juicio, cada uno tiene la obligación de protegerse, así que el Estado no debería decirnos cómo, y mucho menos, tener la autoridad para restringir la libertad de movimiento.  

En nuestra experiencia local, la pandemia generó un efecto muy particular puesto que no es exclusivo de Colombia. Lo primero es que nos vimos sumidos en una cuarentena obligatoria con el fin de preparar el sistema de salud en caso de que los picos de contagio y muertes superaran la capacidad de atención médica y funeraria. Lo que siguió a esto fueron las declaratorias de “emergencia económica”, dejando en manos del gobierno el derecho de legislar y, con un Congreso on line, poco se avanzó. Por el contrario, el ejecutivo hizo decretos y leyes a su medida.    

Aunque la libertad previa a la pandemia era para unos, paradójicamente ya no es para nadie; y aunque es entendible, ¿Por cuánto tiempo tendremos que escuchar a los estadistas locales y del gobierno Duque decirnos que no podemos movernos de nuestras casas? Es interesante ver cómo vamos perdiendo el derecho a la libertad de movimiento, y con el paso de los días, amparados en la defensa de otros derechos como la vida y la salud, el partido de gobierno reclama el cierre del Congreso y hasta la restricción a lo que pensamos. ¿Acaso dictadura?, los sabios han dicho que al final terminamos pareciéndonos a eso que odiamos, y si algo está presente en el discurso oficial es la crítica a las dictaduras cubanas y venezolanas (hay más dictaduras, pero no lo dicen porque se sale del formato), aunque vamos camino hacia lo mismo.  

Me parece interesante que hayamos rescatado el derecho a la salud, más cuando este había sido retenido por el ‘libre’ mercado de las EPS; pero ahora, liberado por el afán de que no se funda el sistema de salud, paradójicamente no hay un interés de cambiar la Ley 100. Esto lleva a preguntarme si realmente se quiere priorizar la salud sobre otros derechos o, por el contrario, la medida de restricción es única y exclusivamente para no aumentar los contagios.  De ser lo segundo, es un evidente cortoplacismo sin sentido.    

Por otra parte, el gobierno menciona el derecho a la vida y la salud como algo prioritario pretende que se protejan a los niños, niñas y adultos mayores, pero, como otra paradoja más del sofista decadente, legisla con su partido para desmontar el sistema de prima media y entregarnos al aberrante y peligroso modelo privado de pensiones. ¿No es absurdo que quieras cuidar a los adultos mayores, pero desmedres de quienes pronto lo serán?; entonces, quizá el interés no es la vida o la salud.     

El trabajo, la libertad, el enriquecimiento; estos y otros derechos más, se ven contra las cuerdas. Es entendible que sacrifiquemos de manera transitoria algunas cosas, pero ¿Para qué? que no sea precisamente, para salir y encontrar todo en peores condiciones a las que teníamos antes del encierro.     

Reflexiones sueltas:  

¿Para qué ahorrar? Se supone que este dinero se usa con fines de diversión, inversión o sustentar la crisis. Los estados también lo hacen, por eso me pregunto, ¿Por qué promover el endeudamiento?, ¿Acaso los maestros de Hacienda Pública no lograron ahorrar?  

En medio de la improvisada agenda del Centro Democrático, ¿habrá alguien que controle tanta incoherencia? Pareciera que no.  

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Diputada Juliana Enciso oportunista y desmemoriada

Denuncia sin fundamento pero olvida lo que sí ha sucedido,...

03 de Julio de 2020 LEER MÁS

Ernesto Amézquita un chavista que aspira a ser Procurador

Ernesto Amézquita se postula como futuro Procurador de la ...

03 de Julio de 2020 LEER MÁS

Vendedores informales de Santa Rosa recibieron elementos de bioseguridad

En Santa Rosa de Cabal se ha venido haciendo una apertura p...

03 de Julio de 2020 LEER MÁS