| ºC

Paradojas éticas y morales

Escrito por Andrés Carrero , 15 de Mayo de 2020. Guardado en Opinión

El 22 de febrero de 1880, el Prefecto del Caquetá, Bernardo De La Espriella, denunció ante el gobierno del extinto Estado Soberano del Cauca, cómo durante los meses de febrero y marzo solían sacarse por el río Caquetá hasta trecientas personas pertenecientes a etnias Guagues, Mirañas y Huitotos, para ser vendidos como esclavos a empresarios brasileños y peruanos. En su descripción decía que “cada canoa carga de a diez a veinte indios, y en ellas se les conduce asegurados con grillos o con sogas al cuello, o de alguna otra manera, hasta el Amazonas, en donde son vendidos como esclavos al precio de ciento a doscientos pesos, según su calidad” (1)    

Esta denuncia, que se unía a otras emitidas por el mismo prefecto, fueron a sumarse a una larga historia de asesinatos, desapariciones, torturas, secuestros y demás vejámenes cometidos por la Casa Arana y otras empresas dedicadas a la extracción de Quina y Caucho en el Amazonas peruano, colombiano, brasileño y ecuatoriano (2). Lo paradójico del asunto es que la esclavitud en Colombia se abolió el 21 de mayo de 1851 y luego de una guerra iniciada por los hacendados esclavistas, entró en vigor en 1853; así las cosas ¿Por qué esclavizar personas cuando es un acto ilegal?, ¿o acaso la pregunta está mal formulada?    

Traigo a la memoria colectiva estos años aciagos de boom por la Quina y el Caucho porque quisiera comenzar enunciando dos aspectos importantes; el primero tiene que ver con el culto a las leyes que caracterizan a nuestro país, tanto así que muchos y muchas creen que, hecha la Ley, resuelto el problema; sin embargo, en el caso de la Casa Arana no sirvieron de nada. El segundo asunto tiene que ver con las emociones individuales y colectivas que preceden a la comunicación de un hecho; de allí que la denuncia del Prefecto generara conmoción en los círculos públicos nacionales y posteriormente, con la publicación de Roger Casement y su “Libro azul” (3), la comunidad internacional se conmoviera. ¿Pero pasó algo más? No, no pasó nada.    

Es paradójico que, a pesar de la gravedad de los hechos, ningún accionista de la Casa Arana como tampoco, ninguna de las empresas dedicadas a la esclavización de personas en el Amazonas hubiera tenido que responder ante la justicia. ¿Y qué pasó más allá de la indignación social? Tampoco, nada. Los seres humanos somos proclives a la solidaridad y nos indignamos con aquellas cosas que nos parecen injustas, pero no necesariamente actuamos para cambiarlas; incluso, aunque consideremos que un acto es injusto, al final saldremos en defensa de las jerarquías y el orden establecido, porque así lo conocemos y creemos que no puede ser diferente… siempre “Hay una parte de ti que lucha contra la igualdad” (4).    

Casualmente, durante el actual confinamiento, en una unidad residencial del norte de Bogotá en la que residen personas con ingresos de clase media alta colombiana, y de la que es accionista y parte de la asamblea de propietarios el senador de Cambio Radical, Germán Varón Contrino, se presentó un hecho aberrante y muy particular. Una mujer fue encerrada durante una semana con el fin de que cumpliera no solo funciones de vigilancia sino de aseo y otras más.  

Sin tener que entrar en detalle, porque el caso es público y ha sido ampliamente debatido (5), lo que llama la atención son dos asuntos a saber: el primero es que un senador de la República haya propiciado y considerara inhumano, pero necesario ejecutar acciones de tales características; lo segundo tiene que ver con los antecedentes de la administración del edificio que, por cierto, ya habían sido denunciados ante las instancias competentes; ¿Qué pasó?, ¿Por qué no se hizo nada?  

Puede que no haya una relación directa entre los sucesos del Amazonas y las vivencias de la señora Edy Fonseca, sin embargo, repiten un patrón que exige pensar con más detenimiento lo que somos y hacemos. ¿Hay leyes que protegen a las personas de los vejámenes? Sí, entonces ¿Por qué siguen cometiéndose? La respuesta está en dos campos: el primero corresponde a la relación entre ética individual y moral colectiva, lo que quiere decir que muchas personas carecen de valores, y peor aún, en nuestra sociedad aún se mantiene relaciones de servidumbre.    

El segundo asunto tiene que ver con los alcances del Estado, es decir que aún el Estado no garantiza la seguridad y los derechos de sus ciudadanos; y no quiero decir con esto que es obligación del Estado visitar a todas las unidades residenciales para verificar que se cumplan los derechos laborales, pero sí llama la atención que ante las denuncias que antecedían este caso, no se hubiera hecho nada; ¿Por qué?    

Me temo que este será otro caso más en el que no pasará nada, en el que muchos indignados olvidarán pronto, o incluso, al final optarán por legitimar la condición desigual de cientos de personas que viven a diario situaciones similares, o peores. Me temo que, como ocurrió en el Amazonas, esta será otra historia aberrante en la que se violan derechos humanos, pero que poco importan porque no fueron los propios; porque finalmente siempre habrá “una parte de ti que lucha contra la igualdad”. Paradójico    

1) Alonso Valencia Llano. Empresarios y políticos en el Estado Soberano del Cauca, 1860-1985 (Cali: Universidad del Valle, 1993): 76  

2) Una novela sobre las caucheras del Amazonas, y que es obligatoria para todos los colombianos: La Vorágine, de José Eustacio Rivera, publicada en 1924.  

3) Sobre el libro Azul en Revista Arcadia:  El "Libro azul" de Roger Casement vuelve en español . También el Museo Nacional tiene un apartado dedicado al caso de las caucheras: "Llegó el Amazonas a Bogotá"

4) “Hay una parte de ti que lucha contra la igualdad” , en Periódico El País.co  

5) Vicky Dávila se 'agarró' con senador hijo de dueña de apartamento estrato 6  en portal Pulzo.com

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

En vivo, mapa del coronavirus en Risaralda

El Expreso, con motivo de mantener informada a la comunidad...

24 de Mayo de 2020 LEER MÁS

LA EDUCACIÓN RURAL EN COLOMBIA: BRECHA SOCIAL HISTÓRICA.

La educación pre-escolar, básica primaria, secundaria y s...

24 de Mayo de 2020 LEER MÁS

Pereira entra en periodo de prueba con el levantamiento del pico y cédula

Con el levantamiento del pico y cédula se podrá salir a r...

24 de Mayo de 2020 LEER MÁS