| ºC

Estrategias para la transición política

Escrito por Andrés Carrero , 14 de Mayo de 2019. Guardado en Opinión

No es suficiente con ganar las elecciones locales en Bogotá, o tener de Presidente a un candidato afín a la mayoría de nuestros intereses políticos; pues como lo manifestaba en mi columna anterior, la minúscula pero interesante descentralización política y administrativa del país nos debería obligar a pensar en las regiones y su relación con el poder central. 

Sin embargo, la izquierda joven viene construyendo un imaginario peligroso en el que el culto a la personalidad y la centralización de la vida política del país, pone en riesgo los mismos valores democráticos y progresistas que debe defender. Es por ello que hoy escribo para esta izquierda joven, pues en algún momento también cerré mi mirada al centro y hoy, por el contrario, considero que el flanco débil está en las regiones. 

El triunfo de Duque, como está pasando con Bolsonaro en Brasil, demuestra que no necesariamente lo que se dice es lo que se hace o se puede hacer, puesto que la agenda del Gobierno tiene que tramitarse con otros poderes, no solo fuertes sino también capaces de movilizarse y distorsionar a su favor el discurso central. 

Por otra parte, el crecimiento en los indicadores de escolaridad y paradójicamente, el acceso libre a las redes sociales, le han facilitado a la misma población que votó por miedo o desconocimiento, darse cuenta que cometieron un error. Brasil, por ejemplo, ve cómo los derechos civiles, la libertad de pensamiento y la imagen internacional de ser un país diverso, comienza a desmoronarse facilitando el camino nuevamente a la izquierda y el progresismo. Argentina es otro ejemplo, pues la política económica de Macri los está asfixiando. 

En Colombia, los pocos meses de Duque se han caracterizado porque no ha logrado tramitar su agenda, los principales proyectos de reforma con los que llegó al poder se han caído y otros que lograron pasar, por su procedimiento serán demandados y seguramente se caen o modifican. 

Por otra parte, los incumplimientos con el discurso de campaña y la poca credibilidad que tiene en el extranjero debido a la incapacidad para cumplir protocolos y Acuerdos internacionales como la defensa de los Derechos Humanos, el respeto a las autonomías de las Cortes, la protección del medio ambiente especialmente en un país con la biodiversidad que tiene Colombia, la incapacidad para reducir la tasa de desempleo, los nombramientos y coimas para ganarse un voto, y la posible demanda para inhabilitar a sus alfiles o nuevos aliados, han hecho que el Gobierno no tenga libertad de operación y técnicamente, esté estancado. ¿Qué deberían hacer los jóvenes de izquierda, liberales, progresistas y demás soñadores? 

Esta es la oportunidad para movilizarse nuevamente, identificar los flancos más débiles del poder central que básicamente están en las regiones. Demostrar con cifras y estudios que el discurso no funciona, escribir, marchar, protestar, aportar desde donde podemos o sabemos. Criticar y autocriticarnos, desmontar los ídolos y construir nuevos referentes de izquierda que vayan a tono con los derechos más frágiles de nuestra modernidad política. 

Si el gobierno ha ganado con mentiras usando las redes sociales, entonces usemos los mismos medios para desenmascarar sus intereses. Respondamos a las agresiones con preguntas, porque es más fácil desarmar un discurso con argumentos que con gritos. Porque mientras nos cerramos a discutir los problemas políticos del país, no estamos desmontando las causas estructurales de los mismos; y paradójicamente la mayoría de los votantes quisiera cambiar esas estructuras, más no sabe cómo. 

Allí la izquierda tendrá camino para labrar. Está en la juventud de izquierda, liberal, y progresista, la capacidad de transformar el país en las elecciones locales y departamentales. Allí es donde debemos aunar fuerzas para frenar la limitada capacidad que tiene el actual Gobierno; pero para ello debemos conocer mejor nuestras regiones, enseñarle al vecino y al amigo por qué debemos salir a votar, por qué una idea es más que una persona, por qué soñar es el único camino para crear. Los vientos de cambio y libertad vuelven, no desaprovechemos esta oportunidad.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Pagan $24 millones por presunto detrimento en las camionetas que alquiló Javier Ocampo alcalde de La Virginia

La Contraloría General de Risaralda encontró irregularida...

18 de Septiembre de 2019 LEER MÁS

Jornadas por el medio ambiente en "Septiembre Climático"

Movilizaciones, espacios para formación académica y activ...

18 de Septiembre de 2019 LEER MÁS

Jesús Guevara, un candidato dispuesto a trabajar por el campo

Una lucha incansable por el agua y los agricultores ha sido...

18 de Septiembre de 2019 LEER MÁS