| ºC

Crisis de las instituciones y transformación de la vida política nacional – II

Escrito por Andrés Carrero , 11 de Abril de 2019. Guardado en Opinión

Como lo había planteado en mi  columna pasada, es menester que los gobiernos sean capaces de leer el momento  político que viven las sociedades; pero también es fundamental que los grupos  de oposición sean consecuentes con las transformaciones sociales y el declive  institucional, como diría Duvet. Sin embargo, al Gobierno de Duque le cuesta  comprender estas demandas, como también le cuesta a muchos grupos de oposición  que aún legitiman las acciones violentas como vía para manifestar sus  discrepancias. Vergonzoso por ejemplo, las manifestaciones de los encapuchados  en Univalle.  

Esta situación nos obliga a  dialogar alrededor de dos asuntos a saber: el primero tiene que ver con la  capacidad que tenga el Gobierno para tramitar durante los próximos años la  presión social de los grupos emergentes que se apoyan en discursos diversos y  se declaran en oposición de las instituciones en declive; el segundo asunto  tiene que ver con las formas de resistencia social a las que siguen acudiendo  algunos grupos sociales, curiosamente legítimas en unos tiempos pero hoy  también agotadas por su poca capacidad de movilización política y social.  Puesto que este espacio es limitado, comenzaré por la primera parte y en la  próxima entrega espero abordar las formas de resistencia social.  

Para un lector que no se limite a  seguir prensa nacional y publicaciones académicas locales, no es secreto que el  mundo contemporáneo se caracteriza por el acelerado declive de las  instituciones. La escuela es el ejemplo más conocido, puesto que el modelo  tradicional de aprendizaje, en el que el profesor (a) era el emisor de  conocimiento y el estudiante era el receptor pasivo, hoy está en crisis y por  ello el gremio profesoral se viene preparando para  satisfacer la demanda de nuevos saberes y de las  negociaciones culturales. El fácil acceso a la información y la capacidad que  tienen las generaciones jóvenes han obligado a que los profesores (as) cumplan  una función diferente a la convencional, pasando del monólogo arbitrario, al de  acompañante y guía que ayuda a comprender la información.   

Pero no solo es la escuela,  puesto que las instituciones derivadas del discurso heteronormativo también  están en crisis y obligan a reflexionar sobre el mejor mecanismo para proyectar  una sociedad incluyente. Pero esto implica no solo la modificación legislativa,  sino también la ejecución de acciones políticas lideradas por el Estado y la  sociedad civil en aras de impulsar aprendizajes de respeto a la diferencia,  puesto que de lo contrario, nos limitaremos a una emancipación política que  elimina las desigualdades políticas; pero en la vida social no necesariamente  ocurrirá lo mismo. De allí que sea perentorio trabajar desde la sociedad civil  en la difusión y apropiación social de los nuevos paradigmas.   

Destaco de la crisis del discurso  heteronormativo el declive de instituciones como la familia, la masculinidad  construida con las bases del machismo, la sexualidad y el control del cuerpo;  especialmente si se trata de las mujeres. Igualmente emergen otros grupos  sociales que reclaman un espacio en la arena política tales como el movimiento  ambientalista, los nuevos movimientos estudiantiles, los movimientos  feministas, los LGBTI, etc. Pero no todas estas experiencias tienen la misma  capacidad de gestión y aunque en la teoría podría considerarse que la arena  política es un espacio en el que se tramitan las discrepancias para alcanzar un  consenso; no necesariamente todos los grupos sociales llegarán a dicho espacio  con la misma capacidad de gestión, por lo que la presión ejercida por los  actores en disputa no tendrá necesariamente un resultado similar en cuanto a la  presión ejercida sobre el Estado y la recepción que tenga éste de las demandas  sociales.   

Para este caso, la Minga es el  mejor ejemplo del declive institucional puesto que se justifica en el principio  de resistencia política y cultural al discurso hegemónico del Estado, en el que  los indígenas aparecen como menores de edad incapaces de tramitar sus proyectos  de vida. Sin embargo, la miopía política de Duque y la vergonzosa actitud de  gobernantes como la bachiller Rosa Cortes -Gobernadora del Magdalena-,  evidencian que ni las élites políticas nacionales y locales han superado el  discurso colonial, y mucho menos, comprender la capacidad de acción política de  los indígenas.  

Los resultados de la Minga  dejaron en evidencia que el pulso político no se podrá dar a partir de  categorías vacías (Gramsci) como las usadas por el senador Uribe, al calificar  de “terrorista” al movimiento indígena. Tampoco es pertinente que el Gobierno  -sin importar su corriente ideológica-, pretenda negociar partiendo de una  relación jerárquica que desconozca a los gobernadores indígenas, o en su  defecto, los ubique en la misma base de los políticos locales. Esta  interpretación del poder político indígena no solo desconoce el sentido que  tenía la tradición administrativa hispánica sino que es inconsecuente con el  poder alcanzado por estos grupos sociales, conllevando a exacerbar el efecto  centrífugo separatista que con tanta dificultad se ha venido superando.   

Otro pulso que pierde Duque y  vendrán más, pero no precisamente por el liderazgo de Petro, lo cual ya de por  sí muestra la mínima capacidad intepretativa de algunos seguidores del Centro  Democrático; sino por la primavera democrática que vive Colombia al superar el  conflicto con las FARC. Esta es una oportunidad política para la sociedad  civil, y al parecer hasta para la misma derecha racional, pues no me sorprende  el activismo de Vargas Lleras. Los grandes perdedores son el ELN, el Centro  Democrático y los activismos violentos, los cuales cada vez se parecen más.   

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Gerente de campaña de Carolina Bustamante investigada por la Contraloría

Miembros que arrastran un historial cuestionable; actuacion...

23 de Abril de 2019 LEER MÁS

En el Centro Democrático de Risaralda el diablo dando misa

Un concejal con muerte política, y a su lado quien se quem...

23 de Abril de 2019 LEER MÁS

¿Se equivocó la Juez al declarar la suspensión del P. O. T.?

Un daño a la ciudad con esta decisión que toma la jueza, ...

22 de Abril de 2019 LEER MÁS