| ºC

PROCESO DE PAZ: RESISTENCIA Y RESILIENCIA CONTINUA.

Escrito por Alejandro Medina Marín , 09 de Febrero de 2020. Guardado en Opinión

El proceso de paz en Colombia, se firmó el 24 de Noviembre del 2016, y dentro de su implementación ha pasado por logros, retos, fracasos, escándalos de corrupción y opositores, del sueño de muchos colombianos de tener un territorio en paz y legalidad. 

Es importante recordar que el gobierno en turno, al menos en su principio y siguiendo con sus promesas, proyecto e intereses políticos, objetaron algunos artículos del proceso de paz, que por fortuna no prosperaron; esto anudado a las recurrentes obstáculos que se impone por parte del gobierno a la JEP (Justicia Especial Para La Paz).

Además de eso, el director del Centro Nacional De Memoria Histórica (CNMH), al sugerir dentro de sus discursos el no reconocimiento del conflicto armado en Colombia, y al no inscribir los principios que exigía la RESLAC en los que se encontraba el derecho a la verdad de todas las víctimas, le costó a Colombia su retiro de la red de memoria más importante del mundo, denominada Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños (RESLAC), red mundial fundada hace 21 años, con más de 275 miembros, en 65 países. 

Dentro de los principios que exigía reconocer la RESLAC, se encontraba los pilares fundamentales del proceso de paz y la JEP: (1) garantizar la verdad de todas las víctimas y sus familiares, (2) la participación de las víctimas en los proceso de consulta, toma de decisiones y ejecución de medidas de reparación simbólica, (3) apoyo a los ejercicios de memoria, que se están desarrollando desde la sociedad civil (4) de la mano con el reconocimiento de los lugares de memoria, archivos y museos generados por las comunidades, y (5) por último la construcción una cultura de convivencia para la no repetición del pasado de la violencia política en Colombia, aspectos que en su conjunto aportan a la justicia que busca el proceso de paz de la mano con la justicia ordinaria. De esto, ¿Que supone uno?

Lo anterior se debe analizar con mesura, ya que estas actuaciones ponen en tensión no solo las instituciones que velan por la paz, sino también a todos los que se encuentran bajo la jurisdicción de la JEP: 9.691 ex miembros de las Farc, a 1.958 integrantes de la Fuerza Pública, 39 civiles agentes del Estado y 12 personas vinculadas por la protesta social, puesto que esto aumenta la inseguridad jurídica por parte de los reincorporados, que no es más que el temor por el incumplimiento y veeduría de los acuerdos ya pactados. Además, se debe analizar la actuación del Movimiento Nacional de Crímenes de Estado (Movice), que fue invitado a la puesta de la primera piedra del museo de memoria, que aunque es cierto que fueron invitados con dos días de anterioridad, la respuesta a criterio personal más oportuna hubiera sido la aceptación de la invitación, con el fin de mantener las relación con las instituciones que quiérase o no, velan y llevan adelante el proceso de paz y desde allí poder expresar sus inconformidades y proponer de manera conjunta con sus representados y los demás invitados como las víctimas de Bojayá, proyectos en pro del proceso, Por que de esta manera es que se le apuesta a la paz, con una red cohesionada por parte de todas las víctimas de está guerra atroz.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Gobernador insta al ICBF a prestarle mayor atención a la desnutrición y abusos de menores en Risaralda

El día de ayer culminó en Cartagena la Cumbre de Gobernad...

22 de Febrero de 2020 LEER MÁS

¿Dónde están los niños?

Los que veíamos jugando en los parques, que se divertían ...

22 de Febrero de 2020 LEER MÁS

Alcaldía y Diger realizaron acompañamiento tras deslizamiento en Palmar de Villa Verde

A las familias afectadas se les generó un concepto de evac...

22 de Febrero de 2020 LEER MÁS