| ºC

Entre la justicia del derecho y la justicia social

Escrito por Andrés Carrero , 06 de Febrero de 2020. Guardado en Opinión

Una de las quejas de los ciudadanos es que en Colombia no hay justicia. Sin importar la corriente política que tengamos, este reclamo tiene el mismo punto de encuentro: Injusticia. Sin embargo, ¿Alguna vez hemos reflexionado sobre lo que significa la palabra (concepto, diría la academia) justicia?, ¿Hemos pensado cuál es el alcance de los jueces, o del gobierno?, ¿Hemos reflexionado sobre la diferencia entre la justicia social y la justicia del derecho? 

Lastimosamente desde la escuela, pasando por los medios de comunicación y las redes sociales, lo que más vemos, leemos y escuchamos, es que en nuestro país reina la injusticia; sin embargo, la imagen construida sobre la justicia carece, en muchos casos, de sentido práctico, por ello el juicio que emitimos está alejado de lo que realmente es justicia, e incluso, sólo nos trae malos sinsabores induciendo el fatalismo, que pareciera ser la doctrina madre de los latinos. ¿Qué es entonces la justicia? 

La justicia como concepto es una categoría vacía, algo así como una palabra que puede ser definida de muchas maneras, por eso la historia de la filosofía está llena de definiciones distintas, las cuales, dependiendo la cultura, país, momento histórico, etc., ha sido adoptada y puesta en ejecución. “Dar a cada uno lo que se merece” (Ulpiano) no es lo mismo que “justicia como equidad” a partir de garantizar el “principio de igualdad de oportunidades y el principio de diferencia” (John Rawls), por lo que una sociedad no podría establecer sistemas para administrar justicia utilizando ambos conceptos. ¿Qué quiere decir esto?, que, en el orden social, quienes administran justicia (jueces) lo hacen a partir de dos principios fundamentales: las leyes y la interpretación jurisprudencial; las primeras son creadas por el legislativo (Cámara y Senado, es decir, Congreso) y las segundas, por los magistrados que reflexionan sobre asuntos específicos a partir del uso de marcos interpretativos amparados en alguna teoría de justicia y una ideología. Llamaremos a la justicia que nace de estos fundamentos, Justicia del derecho. 

La justicia del derecho, además, se ha construido a partir de estudios científicos que pretenden aportar pruebas fidedignas y lo suficientemente fuertes como para cambiar una práctica social; por ejemplo, antes del siglo XIX, la tortura era legal porque se creía que su uso permitía conocer la verdad y que los testigos del juicio temieran cometer los mismos crímenes. Durante el siglo XX, la tortura, a pesar de ser ilegal, siguió practicándose en todos los Estados del mundo: Alemania, Estados Unidos, China comunista, Cuba, Vietnam, Colombia; no hubo alguno que estuviera exento de esta práctica porque se creía que, por medio de ella, lograrían desmantelar grupos opositores, ganar respeto de la ciudadanía y garantizar el mantenimiento del orden. Hoy sabemos que la tortura no garantiza ninguna de las anteriores, y peor aún, que muchos de los acusados no tenían relación con el delito impugnado. 

Aquí radica, en parte, la diferencia entre la justicia del derecho y la justicia social. La primera surge producto de una reflexión detenida, con datos, con debates al interior de las instancias óptimas (congreso y altas cortes); por el contrario, la segunda es la idea generalizada sobre lo que debería ser, pero no es; es decir, lo que la mayoría de los ciudadanos que no entienden la entelequia del derecho consideran, debería ser, pero no ocurre. Un ejemplo tiene que ver con la mal llamada justicia por mano propia. ¿A quién no le llena de frustración los actos delincuenciales? Creería que a todos; sin embargo, desde la justicia del derecho se comprobó que matar a los ladrones no resolvía el robo, e incluso, acabando la desigualdad financiera, tampoco garantiza que dejen de robar. Los Nule, Los Moreno, Los vinculados al escándalo de Agro Ingreso Seguro, los paramilitares despojadores de tierra, las multinacionales, etc., son ricos y aún así robaron; y no fue precisamente una bicicleta. También mataron, desplazaron, torturaron e hicieron cosas indescriptibles, a pesar de tener mucho dinero. ¿Qué quiere decir esto? Que el problema no es ser rico o pobre, más bien que los ladrones, asesinos, violadores, pederastas, etc., no reconocen a su víctima como una persona con derechos. 

La justicia social es una justicia básica, apegada a percepciones e ideas carentes, en muchos casos, de razón científica. Por eso pedimos la pena de muerte, aunque desconocemos que en la mayoría de los casos han juzgado personas inocentes; e incluso, seguimos creyendo que la cárcel es el mejor lugar para resolver el problema del delito, aunque desconozcamos cómo funciona una prisión y qué probabilidades hay de que una persona logre la resocialización. 

La percepción de injusticia de los colombianos no puede seguir culpando a la rama judicial porque falla en derecho, pues su alcance está dado por un marco legislativo (leyes) y una reflexión científica y filosófica; más bien, nos debe invitar a preguntarnos cómo llegamos a esa idea de justicia y por qué nos cuesta tanto alcanzarla. Reflexionar al respecto podría garantizar el desmonte de la estructura productora de la criminalidad, y a partir de ello, acercar más la justicia social con la justicia del derecho. 

PDT: 

1.  Por respeto a las víctimas, a la ley, a la academia de historia, ¿Cuándo renunciará el señor Darío Acevedo, actual director del Centro Nacional de Memoria Histórica?

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Transportadores piden al gobierno efectividad y ampliación de la cobertura de la póliza antiterrorismo

Otra solicitud que han hecho los transportadores, esta vez ...

21 de Febrero de 2020 LEER MÁS

‘Todos a la Escuela’ que nadie se quede por fuera

Esta campaña de la Alcaldía de Santa Rosa de Cabal busca ...

20 de Febrero de 2020 LEER MÁS

Conozca el momento exacto del accidente de la mujer que manejaba ebria

La triste noticia de la muerte de un menor causada por una ...

20 de Febrero de 2020 LEER MÁS