| ºC

De la salida de Uber y el silencio de los camioneros hay mucho para aprender

Escrito por Andrés Carrero , 12 de Enero de 2020. Guardado en Opinión

La noticia de enero podría ser el triunfo de los taxistas y los camioneros, y lo digo no solo porque los primeros lograron sacar a Uber del país y los segundos frenar el voraz interés de los Estados Unidos por inundar nuestro mercado de carga con camiones y multinacionales que arruinarían a miles de familias, sino también, porque la gestión política de estos gremios da para una tesis en sociología, historia o ciencia política. ¿Por qué? 

Los taxistas son un gremio relativamente joven, de allí que sus luchas políticas se enfoquen más en los beneficios inmediatos para los dueños de los vehículos que incluso, para los mismos conductores. Por otra parte, la participación de este gremio en la política nacional ha sido liderada por las asociaciones de ciudades como Bogotá, Cali o Medellín, aunque con menor incidencia en las ciudades intermedias. Como ocurre con los camiones de carga pesada o tractomulas, los taxis no necesariamente pertenecen a una o dos personas o empresas, más bien se trata de asociaciones formalizadas ante Cámara y Comercio en las que participan cientos de familias con uno, dos o tres vehículos, pues pocos son los casos en los que haya propietarios con más de 10 o 20 carros. 

De los triunfos para destacar, tanto de taxistas como camioneros están: la constitución como organización legal ante las autoridades nacionales y las cámaras de comercio, la puesta en marcha del servicio con una marca, un costo por distancia, un empadronamiento de los vehículos, la adquisición de seguros para los usuarios, el cierre del mercado de oferta para garantizar la rentabilidad en la inversión -es decir, los cupos-, la modernización de la flota, la coordinación con la Policía en aras de garantizar la seguridad de los conductores y los usuarios, y ahora, el mayor logro: sacar a Uber en el caso de los taxistas, y mantener el modelo de chatarrización y oferta con el uno a uno. 

Se destaca de estos logros, pero principalmente de los últimos enunciados dos cosas: 1) la capacidad de gestión y logística para construir un paro nacional que obligó al gobierno Uribe y Santos a sentarse en una mesa y 2) capacidad para mantener unidos los diversos intereses y posiciones políticas al interior del gremio, con la claridad para movilizar un pliego de intenciones en los estrados judiciales e incluso advertirle al gobierno que un reversazo de en los derechos adquiridos, y frenan nuevamente al país. Tenga presente que los costos económicos de un paro camionero y de taxis es incalculable. 

¿Pero por qué criticar al gobierno Duque si la lucha de los taxistas y camioneros son la lucha de las clases medias y bajas colombianas? Nuevamente el gobierno muestra que su liderazgo no ha sido el mejor, y lo digo porque el triunfo del gremio de taxistas y la presión ejercida por los camioneros, más allá de loable que pueda ser, demuestra la incapacidad de Duque para liderar, incluso, una de sus preciadas banderas de campaña: la economía naranja. 

Básicamente la inconsistencia entre las plataformas y el marco legal colombiano genera tantas antinomias que, como pasó con Uber, podría ocurrir con las otras aplicaciones que circulan en el mercado nacional y que no son consecuentes con la legislación colombiana.  ¿Hasta cuándo habría que esperar un liderazgo legislativo en estas materias? Pareciera que el gobierno no logró adelantarse a una batalla liderada por estos gremios. Por otra parte, su cortoplacismo ha demostrado que no solo es débil a la hora de sentarse a negociar, pues pareciera que no midiera las consecuencias de las decisiones o en su defecto, se niega a reconocer los problemas estructurales y promover un cambio. Pensemos entonces en las implicaciones que traerá a mediano plazo la permanencia de un orden legal inconsecuente con las demandas de la economía naranja.  Ahora bien, más allá del triunfo jurídico y político de los taxistas y los camioneros, los diálogos entre el gobierno y estos gremios pareciera que no han ido más allá de lo simple, dejando lo estructural a un lado; lo que es una papa caliente para la próxima administración.

Es un hecho que la legislación colombiana debe modernizarse con el fin de construir un orden social consecuente con la transformación en la oferta de servicios, aplica para el caso Uber como también, para la carga pesada en todo el país; por otra parte, y en materia estructural, el uso de carros inapropiados para la movilidad de pasajeros, la baja o nula capacitación de los conductores en servicio al cliente, absurdos sistemas de vinculación laboral en los que no se reconoce prestaciones sociales y mucho menos un salario digno, la demora para implementar un programa de transporte liderado por el tren, esto sin entrar a discutir el problema de la circulación de vehículos gemelos o ilegales en el caso de los camiones, es decir, dos carros con la misma placa, las mafias alrededor de la competencia desleal, los costos del combustible y los peajes, entre otros asuntos que nos darían para largas jornadas de escritura, exigen una pronta respuesta por el gobierno o acaso ¿tendremos dos años más de improvisación y cortoplacismo? Tal parece que sí porque Duque apaga incendios pero no es un gobierno coherente con las necesidades estructurales del país.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

reader rabbit preschool sparkle star rescue part 1 24 de Enero de 2020 a las 02:55:27

Hello mates, pleasant article and pleasant arguments commented here, I am truly enjoying by these.| а

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

12 millones de pesos por falsos contratos de trabajo en la gobernación y alcaldía

Aproximadamente 40 profesionales fueron estafados presuntam...

13 de Agosto de 2020 LEER MÁS

¿Sabrá el alcalde Maya que hay instituciones educativas funcionando en buses y "potreros" de pereira?

En pleno pico de la pandemia colegio permite las clases al ...

13 de Agosto de 2020 LEER MÁS

¿Qué pasa en Belén de Umbría que esta dividido, sin plan de desarrollo y el alcalde sin apoyo?

Siete meses de mandato, un mal plan de desarrollo, lleva tr...

11 de Agosto de 2020 LEER MÁS