| ºC

Todo tiempo pasado sí fue mejor

Escrito por Gloria Elena Ramírez Toro , 26 de Octubre de 2019. Guardado en Opinión

Sí, en cuanto a la calidad de la comunicación que teníamos con las demás personas, hoy en día hemos permitido que los avances tecnológicos interfieran negativamente en nuestro diario vivir, como si ya no tuviéramos bastantes cosas en las que ocuparnos. 

Siempre soy reiterativa con estos temas, como el uso de las redes sociales, de la tecnología que muchos no han sabido utilizar para bien, de programas como: El WhatsApp, que ha sido un avance importante para las personas que a través de este programa pueden trabajar desde su equipo, o que tienen familiares en otros países por lo que la comunicación es más fácil y rápida, tengo una opinión muy personal en cuanto al WhatsApp, de hecho nunca lo he tenido, porque estoy convencida que para lo único que es útil, es para lo que mencioné antes, probablemente estoy equivocada, pero quiero seguir así, alejada de este boom que ha servido para causar estragos en nuestras familias, en las relaciones de pareja, en las relaciones interpersonales, pues ya se habla del “efecto WhatsApp”, que no es más que una adicción. 

No hay que ser psicólogo, (lo digo con todo respeto) para saber que hay personas adictas al celular, a las redes sociales, a cuanta aplicación nueva nos presentan, sin medir las consecuencias que esto genera.” Como trastornos del sueño, por la constante necesidad de saber que personas importantes nos han escrito, también por el mal hábito de chatear en la cama, justo antes de dormir”, “afecta la concentración”, pues frecuentemente el celular está vibrando y es tanta la adicción, que no podemos aguantar las ganas de mirar quien está en línea, o que fotos o videos nuevos han subido. Para mí, son las menos graves, lo preocupante es el desinterés en las relaciones sociales que tenemos directamente con las personas, cuántas veces hemos visto en sitios públicos a amigos, a familias, a parejas reunidas “disfrutando” momentos de esparcimiento, pero todos con síndrome de cuello roto, es decir; con la cabeza agachada mirando o chateando en el celular. 

Por favor, despertemos, que el WhatsApp no sea el impulsor de mentiras, de infidelidad hacía nuestras parejas, que no sea motivo de separación con nuestros seres queridos y que no nos aleje de lo trascendental. Reflexionemos para caer en cuenta, que estamos perdiendo calidad de vida.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Otra líder amenazada de muerte en el municipio de Apía

Al triste panorama nacional de los líderes amenazados y as...

18 de Noviembre de 2019 LEER MÁS

...

18 de Noviembre de 2019 LEER MÁS

NI DE DERECHA NI DE IZQUIERDA.

En las últimas semanas se ha estado presentando a nivel la...

17 de Noviembre de 2019 LEER MÁS