| ºC

MUJERES VÍCTIMAS DEL DESPLAZAMIENTO FORZADO PARTE II

Escrito por Alejandro Medina Marín , 30 de Septiembre de 2019. Guardado en Opinión

Continuando con la Columna pasada donde hicimos un recuento del fenómeno de la violencia que ha atravesado el país y el desplazamiento como consecuencia de la misma, nos enfocaremos en está segunda parte en las implicaciones que ha tenido está en las mujeres víctimas. 

La mujer por su rol social y por su lugar dentro de las lógicas del conflicto armado, representan las mayores estadísticas de agresiones sexuales y físicas, debido a que el cuerpo femenino es percibido como fortín de guerra y como si fuera poco, es tomada como un mecanismo estratégico para incursionar y afectar de forma contundente al adversario, además de esto, las mujeres vulneradas en sus espacios de origen (generalmente zonas rurales), son víctimas de amenazas directas a su integridad personal, de acoso sexual y de sufrimientos a causa del asesinato y reclutamiento de sus familiares, lo cual las convierte en una de las poblaciones más afectadas por el conflicto armado. Como resultado de estas dinámicas, las mujeres deben migrar a un territorio desconocido, lo que implica asumir posiciones nuevas frente a su realidad, pues devienen sobre ellas la responsabilidad económica para la manutención de su familia, además de la socialización de la misma; incluso, los hijos por lo general, deben asumir la responsabilidad del cuidado del hogar y de sus hermanos si los tiene, mientras la mujer a cargo de su cuidado, trabaja fuera de casa para mantener el sustento del hogar, aspecto que trae también consecuencias en los niños y niñas, por asumir roles que no son propios de la etapa vital en la que se encuentran, de igual forma, los menores pueden presentar actitudes de angustia, miedo o temor, por el miedo a volver a vivir situaciones violentas o pueden encontrar sentimientos de odio o venganza por la situación que les correspondió vivir. 

Debido a lo anterior y siguiendo la pista de algunos autores interesados en este tema, algunas de las consecuencias del desplazamiento forzado en la mujer, son las siguientes: 

Salud física:  las implicaciones en la salud física de las mujeres a causa del desplazamiento, se manifiestan en problemas respiratorios como la neumonía, principalmente por las condiciones medio ambientales a las que se exponen. También, complicaciones gastrointestinales, debido al cambio en la alimentación, y por último, afecciones ginecológicas, como enfermedades de transmisión sexual. Además de esto, se ven perjudicadas por el limitado acceso a las instituciones prestadoras de servicios de salud (Mogollón y Vásquez, 2006). 

Salud psicológica:  en cuanto a la salud psicológica, como consecuencia de los hechos violentos vividos y a las nuevas situaciones que se presentan en la ciudad, se manifiestan en las mujeres víctimas, cambios en el estado de ánimo y trastornos, a esto los autores Mogollón, Vázquez y García (2003) plantean que luego del desplazamiento, las mujeres padecen situaciones de estrés, tensión, preocupación e intranquilidad, asimismo, trastornos del sueño, expresado en dificultad para conciliar el mismo, además de padecer de pesadillas sobre las experiencias vividas. En las mujeres mayores, se presentan sentimientos de no querer seguir viviendo o no encontrarle sentido a la vida. 

Ámbito familiar:  en el aspecto familiar, argumenta Chávez y Bohórquez (2014), las mujeres desplazadas se encuentran con la responsabilidad de conservar las funciones afectivas y de socialización con los miembros de su familia, encontrando en esto un desafío, ya que las mujeres deben realizar actividades laborales (mal remuneradas), lo que no le permite compartir tiempo significante con su núcleo familiar, trayendo como consecuencia, la carga de la responsabilidad a los niños y niñas del cuidado de sus hermanos y las labores de la casa, además de esto, en algunas ocasiones los infantes permanecen la mayor parte del tiempo solos, lo que puede repercutir en problemas familiares y sociales, y por ende, en los proyecto de vida de los mismos. 

Identidad individual:  la identidad de las mujeres, dirían Rodríguez, Díaz, Niño, Samudio y Silvia (2008), se ve afectada por las consecuencias anteriores a su desplazamiento, ya que a manos del conflicto armado han sido víctimas de varias formas de violencia, encontrándose bajo la opresión, por su condición de género. Igualmente, el sufrimiento a causa de las experiencias vividas (pérdidas, renuncias, abandonos, confusión e inseguridades) influye directamente en su identidad. Según los autores, todas estas consecuencias y experiencias las convertirán en motor para superar los efectos de la violencia, lo cual ayudará a resignificar aspectos de su identidad, frente a sí misma y en las relaciones con la comunidad en la cual se encuentran inmersas. 

No en vano somos el segundo País con mayor desplazados internos a nivel mundial, con más de seis millones de desplazados internos (Centro de memoria histórica, 2015) Invitó a los lectores de está columna a que reflexionen sobre estas implicaciones y que sea un motivo más para apostarle a la paz, la cual podemos construir a partir de lazos de colectividad en nuestras comunidades y por medio de acciones pedagógicas en nuestros lugares de influencia cómo nuestros hogares, trabajos, escuela o universidad. 

Anexo cortometraje realizado por el Centro de Memoria Histórica, donde se recrea el tema discutido en está columna:  Pueblo sin tierra

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

HABRÁ QUE ESCOGER (3)

Duque quiso poner a German Darío, fracasó (x), Martha a C...

15 de Octubre de 2019 LEER MÁS

La Diger ha brindado oportuna atención a Incendios, deslizamientos e inundaciones

Con toda su capacidad instalada, la Dirección de Gestión ...

15 de Octubre de 2019 LEER MÁS

Sin descanso se construye el Centro Vida Oriente

En tres turnos de 8 horas cada uno, lo que significa que no...

14 de Octubre de 2019 LEER MÁS