| ºC

Égalité pas (II)

Escrito por Jhoan Camargo , 16 de Agosto de 2019. Guardado en Opinión

Muy en el fondo eso que hemos llamado «salir adelante» no es otra cosa que dar un paso delante de lo que fuimos: el muchacho de barrio, el que tuvo que andar en bus, el que ahorró un mes para ir al restaurante fino. Aquí salir adelante es tener un carro, mudarse a pagar arriendo a un barrio mejor, matricular a los hijos en «el mejor colegio», porque nos da vergüenza ser lo que en el fondo siempre vamos a ser y que por eso sujetos como Angelino Garzón van a tener la mácula de la pobreza y ser objeto de burla por su aspecto y su origen. 

Aquí las cosas no se tratan de dinero. Eso le quedó claro a los mafiosos de Cali, los que nunca pudieron entrar al Club Colombia y tuvieron que conformarse con construir uno exactamente igual para meterse ellos, porque a diferencia de la gente bien, nosotros en la menor oportunidad salimos corriendo y desdecimos de lo que antes fuimos. El único espacio que no han logrado quitarnos es el fútbol, a pesar de que ha habido futbolistas de «buena familia», la gente de bien se rindió y ha reconocido que es un deporte de gente del barrio, de mestizos, de negros, de muchachos populares con sus frases inseguras, plagadas de yerros y cacofonías, quisiera pensar que esa es la pequeña venganza de la Colombia popular. El mayor objeto de orgullo de este país enclenque, lo más cercano que tenemos a una nación unida, compacta y eufórica aglutinada en un solo grito es la Selección. 

La igualdad, paradójicamente, necesita de la diferencia, de sabernos distintos. No menos, sino distintos, pero no «yo» frente a «estos», sino «nosotros» frente a «ellos» y conforme a esa diferencia exigir para nosotros lo que los ellos tienen. El problema es que siempre intentamos diferenciarnos del grupo al que pertenecemos. El negro intenta ser menos negro; el pobre busca, al menos, ser honrado, «no como esos otros»; la bonita ser más distinguida y el estudioso salir adelante a diferencia de «los vagos». Es decir, buscamos diferenciarnos del grupo y la clase en la cual nos introducen y que de alguna manera buscamos evitar con algún «pero», alguna adenda que nos excluya de la gentuza y nos acerque a los que son. 

De ahí que sea difícil encontrar, a diferencia de otras partes, después de la jornada al obrero en seguida del gerente disfrutando de una cerveza y teniendo una conversación, porque incluso hasta nos sentimos indignos de hablarles, pues ¿Qué les podríamos decir? La gente de bien colombiana aún goza del poder divino de los gobernantes. Nos aterra que cualquier hijo de vecino llegue a ser presidente, por eso cuestionamos tanto a los partidos de izquierda, les exigimos, les criticamos, les denostamos, porque a diferencia del político de Rólex y chofer, él no tiene el derecho de equivocarse, de prevaricar, de gobernar. 

Aún nos falta demasiado para entender que muchos de nuestros problemas como sociedad se debaten realmente en el terreno de lo simbólico. A muchos les gusta el Innombrable porque toma sopa en coca, se mete a charcos y le gusta la finca, pero además tiene la elegancia y el porte de la gente de bien, un puente, pues, entre lo que en el fondo son: campesinos pasionales sin juicio y terratenientes nacidos para mandar y disponer a sus anchas. Por eso también nos molesta la izquierda, porque defienden guerrilleros que son gente del monte, porque tienen los dientes picados y amarillos, porque el traje no les luce, porque la barba es descuidada; en últimas, porque así nos veríamos nosotros y detestamos ese reflejo. 

Sobra decir que yo tampoco soy como ustedes, para la muestra el título en francés, que, entre otras cosas, es el idioma de la elegancia, de la gente de bien.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Pagan $24 millones por presunto detrimento en las camionetas que alquiló Javier Ocampo alcalde de La Virginia

La Contraloría General de Risaralda encontró irregularida...

18 de Septiembre de 2019 LEER MÁS

Sale William Vélez de Barranquilla ¿y Atesa cuándo sale de Pereira?

Pereira está en mora de constituir un comité cívico que ...

17 de Septiembre de 2019 LEER MÁS

Condenados en audiencia ex alcaldes de Santa Rosa de Cabal

Por fin la justicia está obrando diligentemente, el pasado...

17 de Septiembre de 2019 LEER MÁS