| ºC

Lo urgente por lo importante

Escrito por Jhoan Camargo , 02 de Agosto de 2019. Guardado en Opinión

Siendo las tres y veinte de la mañana del viernes vengo a recordar que no he escrito la columna de hoy. Como soy respetuoso con la distinguida clientela, enciendo el computador urgente, pero tranquilo porque ya sé de qué iba a hablar, y eso es lo importante. Llevo días pensando en esto, no solo como tema para escribir, sino como una preocupación veraz por lo que somos como país. 

Desde hace mucho se me ha metido en la cabeza que la sociedad colombiana, tan joven y altiva, está menguada por el afán desde siempre. Primero, por ser un país con todas las de la ley, por eso tenemos tantas; luego, por ser competitivos, de ahí tanta pelea por la mejor forma de serlo; después, había que ser modernos, quizá por eso hemos innovado en nuevas formas de violencia y economía, como el narcotráfico y los temibles «Gotagotas». 

Como todas estas disposiciones y empresas surgen en la coyuntura, nuestra historia ha estado signada por el afán, por la urgencia de cumplir a costa de lo que sea, incluso de posponer lo importante en aras de cumplir con lo urgente. Así nos la hemos pasado, corriendo para hacer lo que corresponde, cueste lo que cueste, sin detenernos a morigerar, a fumarnos el cigarrillo despacio y perder el tiempo como se debe, lo cual también es un arte. 

Émulos de la vecina envidiosa, estamos mirando lo que pasa en el vecindario mundial y con premura intentamos no quedarnos atrás. La modernización, la industrialización, la globalización, el neoliberalismo, todos estos «milagros» de los últimos siglos no los hemos vivido ni disfrutado; todo lo contrario, han sido padecidos hasta la última porque determinamos que es lo que se debe hacer porque hay que hacerlo y ya está, pasando por encima de otras cosas que, aunque parecen menos urgentes, no dejan de ser importantes, como por ejemplo pensar quiénes somos o quiénes queremos ser, porque cuestionarse se importante, pero no urgente; es decir, somos una sociedad pospuesta. 

No quiero ser fatalista solamente con el terruño, digamos que el mundo en general también está inserto en el ritmo vertiginoso del advenimiento. Como la izquierda y los alternativos, que siempre finalizan el combate antes de subir al ring, llevados por la urgencia de saber quién es el más digno para pelear lo importante: el poder. O las mujeres, que en aras de construir una imagen y un discurso encaminado a legitimar sus derechos, competitividad y libertades, se enfrascan con premura en luchas bizantinas entre ellas por tal o cual asunto previo, mientras el patriarcado que tanto detestan come crispetas fungiendo como espectador. 

Yo no creo que esto cambie, como individuos estamos condenados a correr para hacer las diligencias urgentes, porque absurdamente consideramos que luego habrá tiempo para preocuparse por lo importante, sea lo que sea. Y el problema recae allí, nos hemos olvidado de administrar y disponer tiempo para todo, incluso para escribir con tranquilidad 500 palabras que no deberían ser urgentes, sino importantes. 

Blog: actualdeayer.wordpress.com

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Alcalde Gallo denunció contrato que firmó el gerente de Megabús

El alcalde Juan Pablo Gallo ha pedido a la Procuraduría y ...

22 de Agosto de 2019 LEER MÁS

Ovacionado relato de la historia de Pereira en danza contemporánea

150 bailarines en escena, del área de artes vivas de la Es...

22 de Agosto de 2019 LEER MÁS

Pereira celebrará los derechos humanos con cine

...

21 de Agosto de 2019 LEER MÁS