| ºC

La política líquida

Escrito por Andrés Carrero , 02 de Agosto de 2019. Guardado en Opinión

He de confesar que me ha costado escribir esta columna. Realmente llevo varios días intentando encontrar un tema para compartir, y la abundancia de asuntos saturan de tal manera que no me sentía capaz de iniciar y terminar una idea. De hecho, el sentimiento no es reciente; lleva días y me conflictúa, pues escribir algo sobre algo, se convirtió en un compromiso moral con quienes me leen y conmigo mismo; sólo que, a diferencia de otras veces, ese ´escribir algo` no ha fluido con el mismo ahínco que suele tener, y ni qué decir del ´sobre algo`, pues de por sí es política, pero en definitiva hay tanto que no podía iniciar y terminar un escrito. 

Caminando, pensando, intentando crear una idea y organizarla de tal manera que cumpliera con la estructura mínima que presenta un problema, expone argumentos a favor o en contra y cierra con una propuesta o conclusión, me he pasado varios días al punto que incumplí la entrega de la semana. Por fortuna el periódico no me reclama por ello; pero insisto, es un compromiso con usted, lector, y conmigo también, porque a final de cuentas esta es la manera para sacar mis pulgas. 

En medio de esta situación cargada de sinsabores, falta de solidez, ausencia de temas de reflexión en un mundo lleno de asuntos para escribir -¿paradójico?-, y un sinnúmero de deseos que no logro organizar para cumplir o desechar (porque como decía Séneca “no se obtiene la felicidad sino podemos limitar nuestros deseos y necesidades”), apareció la vieja lectura del sociólogo ya fallecido: Zigmunt Bauman (1925-2017): la modernidad líquida. 

Para él, el mundo que conocemos y vivimos es líquido; analogía que utilizaba para hablar sobre la maleabilidad de las cosas presentes, en especial de las instituciones; de allí que la inestabilidad sea la constante, se carezca de cohesión, no haya una forma definida y cuando algo comienza a tomarla, emerge otra definición o modelo que impide el mismo envejecimiento de las cosas. Podría decirse que lo existente se desecha. 

Este orden social se diferencia al de nuestros padres, el cual llamó el autor ´modernidad sólida`, debido a los compromisos de larga data, empleos estables, artefactos que se hacían para durar y los cuidábamos para no cambiarlos (el carro, por ejemplo, el cual era el bien más preciado de la familia que lo tuviera), estructuras medibles y cuantificables en el tiempo, que caracterizó la vida cotidiana de aquellos días. Curiosamente muchos la reclaman con nostalgia y otros se aterrorizan con los cambios, al punto de levantar las armas o gritar exigiendo que dichas transformaciones no lleguen por el bienestar social. Incluso, liberales parecieran ser conservadores. 

Pero más allá de la vida social y el cambio veloz que vivimos, lo que me permitió hacer esta columna fue, paradójicamente, Bauman y la dinámica política de las últimas semanas. Una política líquida, pues los partidos dan avales a diestra y siniestra, como lo hace el Liberal, al punto de prescindir de los ediles tradicionales para congraciarse con el voto cristiano y garantizar un espacio en la administración pública. Partidos que desfiguran sus ideologías para abrir paso a nuevos candidatos que se ufanaban de sus radicalismos, pero se matizaron en las redes después del aval. Partidos que tienen sus ideologías en el papel, pero en la práctica están compuestos por miles de candidatos que desconocen la propuesta madre del discurso que representan, como el senador Jonatán Tamayo, conocido como ´Manguito` (aún me pregunto cómo votar por un ´manguito`). Partidos que se camuflan en el discurso democrático y la anticorrupción, pero van pateando las libertades como el Centro Democrático que da avales a personas investigadas por persecución a líderes sociales, o Cambio Radical, que incluye en sus listas a reconocidos corruptos regionales, e incluso la Colombia Humana, que termina apoyando a un candidato acusado de violencia intrafamiliar. 

Esta situación me lleva a pensar que, en términos generales, los discursos políticos son solo cumplimientos de forma, pero no de fondo. Hoy la política es líquida, o dinámica como dirían los más descarados camaleones de la vida legislativa; pero ¿Cuáles son los principios éticos? Pareciera que, para dar avales, no los hay. Pero quizá, más grave aún, es que un candidato se presente a nombre de un colectivo, a sabiendas que sus ideas no van con los principios que rige a la colectividad. Por ejemplo, ¿cómo un cristiano radical, que promueve la derogación de las leyes a favor de la interrupción del embarazo, o las sentencias a favor del consumo de dosis personales, termina en las banderas del liberalismo?; ¿Cómo un candidato puede ser apoyado por dos partidos antagónicos como el Liberal y el Conservador, y seguir haciendo el espectáculo político sin sentir vergüenza? 

Podría decirse que la política es líquida, y que hoy, tras un partido político no se encuentra una ideología sino un programa administrativo de las ciudades que no distingue entre principios ni ideologías. 

Datos curiosos: 

La visita del presidente a China, que ha generado cientos de mofas en redes sociales por el homenaje al histórico proceso revolucionario, es otro ejemplo de lo que pretendo discutir aquí. ¿Cómo homenajear al comunismo aterrador de la China, que asesinó millones de personas y aún viola derechos civiles; esto sin contar que dicho país apoya a Maduro y su régimen seudo-socialista? 

Más allá de que el presidente hiciera una visita comercial, loable en su noble interés y además, noticia halagadora por los efectos que tendrá en la generación y mantenimiento de empleo y diversificación de los mercados, llama la atención la manera como el discurso radical que se fomenta por el Centro Democrático, se desmorona ante un jugoso mercado. Discursos líquidos, modernidad líquida.

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Alcalde Gallo denunció contrato que firmó el gerente de Megabús

El alcalde Juan Pablo Gallo ha pedido a la Procuraduría y ...

22 de Agosto de 2019 LEER MÁS

Ovacionado relato de la historia de Pereira en danza contemporánea

150 bailarines en escena, del área de artes vivas de la Es...

22 de Agosto de 2019 LEER MÁS

Pereira celebrará los derechos humanos con cine

...

21 de Agosto de 2019 LEER MÁS