| ºC

A un año dentro del Estado, creo que…

Escrito por Andrés Carrero , 28 de Noviembre de 2018. Guardado en Opinión

Hace casi un año abandoné la Universidad a pesar de tener una seguridad laboral por el tipo de contrato que había firmado, el cual me daba prestaciones sociales e incluso bonificaciones a final de año; honestamente, un privilegio en los tiempos del contrato por prestación de servicio. Además de la buena condición salarial y de estabilidad, este trabajo lo disfrutaba tanto como para decir que había encontrado a muy temprana edad el trabajo soñado. De todas maneras, algo faltaba y era estar vinculado a lo que más he estudiado y cuestionado: el Estado. Quería ser servidor público y la oportunidad estaba dada. El Acuerdo con las FARC abrió 6 puntos o rutas de trabajo diseñadas para mejorar las relaciones históricas entre unos grupos sociales capaces de hacer la guerra, y un Estado incapaz de garantizar la plenitud de los derechos consagrados en la Constitución.

Ahora bien, aunque siempre me interese por los problemas de la tierra y hasta mis artículos de investigación publicados en revistas indexadas, como también mi último libro que apoyó gentilmente la maestría en Historia de la UTP, tiene relación directa con este asunto, las vicisitudes de la cotidianidad y mi afán por hacer algo para afianzar mis ideales políticos me llevaron a trabajar con la Paz en la Agencia para la Reincorporación y Normalización-ARN, institución que lleva 15 años trabajando en la reintegración de población excombatiente de AUC, ELN, EPL, FARC y otros grupos armados que han marcado la historia del país.

Convencido de que podía contribuir a este proceso, aunque fuera en el punto de Reincorporación, renuncié a mi trabajo de profesor categorizado y me lancé a la vida del contratista estatal convencido de que todo lo aprendido en la academia podría hacerse realidad; entonces aquí llegaron los aprendizajes. Lo primero que comprendí es que el Estado tiene unos tiempos distintos a los del reloj, tesis que había defendido en clase cuando estudiaba con mis chicos y chicas los problemas sociales para aprehender las normas o cambiar las prácticas cotidianas. Lo que no había dimensionado era que el Estado era más lento de lo que decíamos, y todo responde a problemas tales como el “debido proceso”, la negociación entre las partes, la capacidad decisoria de los agentes que son en su mayoría contratistas, las limitantes de las instituciones que participan en los espacios públicos para materializar las políticas públicas, etc.

Creo que a la academia le falta llegar al ciudadano, enseñarle que la vida política no es únicamente la noticia de televisión, radio o redes sociales; de hecho, estoy seguro que pocas veces nos vemos un debate completo del Congreso pues de ser así, no votaríamos por un significativo número de representantes que aparecen en la arena política defendiendo o liderando asuntos. Y ni qué hablar del Estado en los territorios, puesto que es allí donde los lineamientos de las políticas públicas se hacen realidad y si algo aprendí es que por más claro que estén las sentencias de jueces, leyes, decretos, resoluciones, circulares y demás direccionamientos legales, los tiempos de encuentro y desencuentro entre voces intersadas u obligadas a trabajar, son distintos a los del reloj.

Negociar en medio de la discrepancia y las limitantes de una institución es difícil, pretender juzgar porque las apreciaciones son contrarias, aún más. En el Estado se trabaja con subjetividades que emergen cuando hay que aplicar una orden, por ejemplo, ¿Cómo reparar a las víctimas? Las sentencias de la Corte dicen que es necesario llevar a cabo actos de reparación simbólica ¿pero cuáles?, no; es decir, queda a merced de la negociación el tipo de acción, y aquí comienza la dificultad puesto que no es suficiente un encuentro para llegar a un acuerdo, dado que todos los interesados tienen una mirada diferente de lo que debe hacerse, por lo que el acto de convencimiento retrasará la actividad.

Aprendí que hay funcionarios interesados en ir más allá de su contrato, pero otros solo pretenden cumplir sus labores sin salirse de lo que establece sus obligaciones, y jurídicamente es lo correcto para no terminar en contratos realidad. También aprendí que juzgamos a los gobiernos nacionales pero poco comprendemos la relación con los locales, y que no siempre las administraciones tendrán una disposición para todas las secretarías, habrán algunas más fuertes que otras y esto determinará la percepción que tengamos del gobierno local.

Al cierre de este año siento haber contribuido a la Paz con mis labores, aprendí cosas que me dieron pistas para seguir estudiando y trabajando por una mejor sociedad, o por lo menos, una que esté en línea con lo que hemos considerado que es “mejor”, pues hay algo en común entre las distintas corrientes políticas y es que los problemas de la sociedad los queremos superar, el asunto es que la estrategia para ello no es la misma. El reto es ponernos de acuerdo y entender que las negociaciones no son suma cero, que el Estado es un espacio complejo por su diversidad y que los agentes viven ciclos en los que algunas veces llegan más propositivos y otras no tanto.

Pocas veces nos detenemos a reflexionar sobre lo que hacemos, por qué lo hacemos y qué aprendizajes tenemos con el fin de apropiar los que mejor nos vengan y guardar los que en determinado momento no nos hacen bien; sin embargo, si acudimos a la razón humana, a esa posibilidad única de reflexionar sobre nuestras acciones y los resultados de las decisiones, quizá podríamos entender que vinimos a la vida a aprender. 

¿Te Gusto Este Artículo? Compartelo ahora!

Whatsapp Whatsapp

Etiquetas


Califique esta publicación
Puntuación: 4,3846153846154 / Votos: 13

¿Quieres leer un poco más?

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario:

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR

Eduardo Cardona Mora: Fajardista, Gavirista, hoy se hace el del Centro Democrático

Qué dinámica es la política para estos tres señores, pe...

25 de Mayo de 2019 LEER MÁS

Alcaldía adquiere modernas herramientas para aulas de clase

La Alcaldía de Pereira, por intermedio de la Secretaría T...

25 de Mayo de 2019 LEER MÁS

Principios fundamentales para contrarrestar la violencia

La violencia contra las mujeres en Colombia, tuvo un aument...

25 de Mayo de 2019 LEER MÁS