Mi canchita

Por: El Expreso Periódico
viernes 1 diciembre 2017
Desde hace unas semanas pudimos ver por varios medios de comunicación la denuncia hecha contra el complejo deportivo "Mi Canchita" ubicado en el barrio Santa Mónica, en Dosquebradas.
 
 
Como lo manifestaron en esos medios, los constructores pasaron sobre las normas que regulan la ocupación del espacio público, y no siendo suficiente con ello, construyeron 6 canchas sintéticas y un gimnasio que operan de 6:00 a. m. a 12:00 p. m.. 
 
Lastimosamente, aunque la norma es clara frente a la protección del medio ambiente y la calidad de vida, los vecinos de Torres de la Arboleda y otros conjuntos cerrados de la zona seguimos viéndonos afectados por el exceso de ruido diario que se ejecuta especialmente en las canchas de fútbol. Al respecto nos preguntamos, ¿Hasta cuándo tendremos que soportar la incapacidad de la Alcaldía Municipal para regular estos espacios deportivos?, ¿Por qué un privado puede pisotear los derechos ciudadanos de las familias?, ¿Qué pasa por la cabeza de los administradores municipales que dieron el permiso de construcción a un complejo deportivo junto a unas unidades residenciales?, ¿Será que son idóneos y alcanzan a pensar, o solo se sirven a las dádivas míseras y aplausos que pueden recibir por una autorización venal?
 
Evidentemente se trata de un abuso, no solo porque los privados pisotean las normas y la Constitución Política que nos habla de derechos fundamentales y función social de la propiedad, sino que los administradores de lo público son conniventes con estas situaciones.
 
Esperamos algún día obtener justicia frente a este caso, que como es de su conocimiento, no solo pasa en este barrio residencial sino en todo nuestro entorno. Esperamos que algún día los entes de control logren estudiar estos casos porque de lo contrario, nuestra sociedad no saldrá del realismo mágico.

NOTICIAS RELACIONADAS

Boletín Expreso

El Boletín Expreso contiene los hechos del Departamento que pueden ser de su interés, construyendo la noticia junto a usted, porque en El Expreso el medio somos todos.